sábado, 6 de noviembre de 2010

Ya no

Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.

Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú. Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.

No volveré a tocarte.

No te veré morir.


Idea Vilariño

sábado, 18 de septiembre de 2010

onda bucay


Pensaba que la felicidad era un objetivo, que podía lograrse con el amor –(esperaba siempre a la misma mujer ), con las vacaciones, con el dinero que le alcanzaría algún día para ser feliz.

- Usted tiene un incipiente mal de parkinson, dijo el médico, con suavidad .

El entendiò – tarde – que la felicidad era la salud que había tenido.

miércoles, 25 de agosto de 2010

lo que me une a ella

a ella me une este dolor
este llanto
antes
en un tiempo que nadie recuerda
nos relacionaron otras formas
pero ahora solo nos queda mi oscuridad
que debe ser defendida, porque
si no
me quedo solo
sin nada
en el vacío.

viernes, 30 de julio de 2010

sueños


Era un viejo de mejillas pàlidas, mal afeitado. El cuello de la camisa un poco sucio, la mesa de la cocina desordenada, olor a sopa y cigarrillos.

Pero en su mente era un hombre enamorado, que besaba infinitas veces bajo la misma lluvia a la mujer que lo amaba para siempre.

En eso consiste la psicosis, dijo la médica que firmó el ingreso, que nunca sería besada como besaba el viejo, bajo la lluvia eterna.

jueves, 29 de julio de 2010

Sos extraño, dijo ella


Ella le dijo: Sos extraño, pero disfruto tus caricias, me gusta como me tocás.

Y él pensó que eso sucedía porque mientras ponía sus manos en esas mejillas desconocidas, mantenía en los dedos otra piel, de la que no podría volver.

miércoles, 28 de julio de 2010


“Voy a escribir como llora un niño, es decir: no llora porque esté triste sino que llora para informar, tranquilamente”

Alejandra Pizarnik